El valle de la felicidad

Es el municipio más cercano a la ciudad procer de Tototonicapán, está a 10 kilometros de la cabecera.

Pahúla

Es el nombre en idioma K´iche, del Valle de la Felicidad.

San Cristóbal, Totonicapán

Se ubica en 4 caminos, que entre otras cosas es la principal referencia de quienes gustan del altiplano occidental.

miércoles, 2 de abril de 2014

Turismo rural en el municipio de Momostenango, Totonicapán

“En Totonicapán tenemos muchos lugares –turísticos-, en Momostenango se –encuentra- el Turicentro que se le llama Pala Chiquito”. Expresa Roberto Cantoral, un joven de la localidad que se encontraba en el lugar, compartiendo una actividad de la Iglesia Adventista.



Familias enteras, amigos, personas que llevaban ropa para lavar, otros que acarreaban agua en pick up para llevarlo a su casa. Esas fueron las imágenes más frecuentes en el barrio Patzite, camino a Santa Lucía a 5 kilómetros de la cabecera municipal.

El viaje en vehículo es de 15 a 20 minutos de recorrido. Si no lleva vehículo llega al lugar en pick up, el costo del pasaje es de Q 2.00. La carretera es de terracería y transitable. Al llegar al sitio, nadie se arrepentirá de una agradable experiencia con la naturaleza.

Varias cascadas que brotan de los nacimientos de agua cristalina a la atura de la montaña. Uno de los ancianos del pueblo -70 años-, que visita los fines de semana indica que “el agua ya existía cuando era joven, en esos tiempos el agua se reposaba en la parte de abajo y podían nadar en el pozo que allí se formaba, algunas personas lo utilizaban como balneario”

El interés de mejorar el lugar se da en la década de los 90´s, fue en el periodo del expresidente Ramiro de León Carpio quien inicio la primera etapa del proyecto llamado “Turicentro Palá Chiquito”. Actualmente las autoridades municipales impulsan un vivero forestal. “Tenemos que cuidar la naturaleza y debemos ser responsables, es algo muy importante. Los árboles son el medio de oxígeno para nuestra vida”. Comparte Omar Cifuentes.


Regularmente las personas “vienen a almorzar y convivir en familia. Acá tenemos el servicio de churrasquera y esto es gratuito. Para quienes gustan nadar hay dos piscinas, un baño de agua caliente y un baño de agua tibia. El costo es de Q 1.50 comparte Urbano Vicente Elías, encargado del lugar.

También desde hace 26 años, 700 habitantes del Caserío Canquixaja de la Aldea Xequemeya de Momostenango lo utilizan como agua potable, cuyos habitantes caminan a pie 11 kilómetros hasta llegar al prodigioso lugar Pala Chiquito.

“Es un poder de Dios, quien a regalado de esta forma el agua. No se ve en todos los lugares”. Indica Pablo Vicente Zarate, miembro del comité de mantenimiento de Agua Potable de Canquixaja.


Cada persona expresa su opinión de Pala Chiquito. “En mi forma de Pensar es un centro recreativo. Un turicentro es más grande y cuentan con más servicios. Acá vienen a recrearse a respirar aire puro” manifiesta Vicente Elías. “Me gusta esta agua, porque todo es natural. No me irrita la piel” dice un turista italiano, luego de hacer uso del lugar.




“Cuando escuche de este lugar, pensé que era pequeño, porque se llama Pala Chiquito y me encuentro sorprendido porque incluso es más grande que San Bartolo Aguas Calientes. Además uno –persona- está muy cerca de la naturaleza”. Confieza Nery Gudiel Lopez Herrera.

Redacción y fotos: www.sancristobaltoto.com/

El municipio

Iglesia

EVENTOS

Nuestra Feria

Videos

El país